Calar de Juana

DSC0079020160410_12571720160410_125105DSC00784DSC0077520160410_12425120160410_122846DSC0077320160410_14031420160410_10362220160410_09072820160410_13485120160410_13282420160410_130536

Calar de Juana

senderismo

El fin de semana empezó con una visita al pantano de la Bolera y una travesía en kayak.
Por la noche estuvimos en el cortijo de Eva donde Juan y la ya mencionada prepararon una buena barbacoa, reponiendo fuerzas para lo que nos esperaba el domingo, con cerveza, vino y carne. Después de ser lobos y pueblerinos varias veces nos fuimos a los colchones.
El descanso fue corto pero reparador y por la mañana nos levantamos con ganas de empezar nuestra ruta desde el Molinillo. Llegamos allí por la pista que da acceso al aula de la naturaleza del Hornico y a la cascada de Guazalamanco. Dejamos los coches y empezamos a andar sobre las 9 y 10 aproximadamente. Subimos por caminos de herradura y calzadas romanas buscando altura en todo momento pasando por miradores naturales con fantásticas vistas al pantano de la Bolera y a Sierra Nevada.
La primera parada importante la hicimos en la casa de los Aserradores, una construcción en ruinas que recuerda como en el pasado era usada por las personas que se dedicaban el negocio de la madera. El valle donde se sitúa ese edificio es precioso.
Seguimos subiendo hasta que llegamos al Calar de Juana sobre la 1.00 de la tarde. Esa formación de piedras tienen ese nombre por estar situadas en el pico Juana. Las vistas desde allí nos permiten tener una perspectiva de la Sierra del Pozo impresionante.
Empezamos el descenso después de la tradicional foto con la bandera y de reponer fuerzas con nuestros bocadillos.
Durante la travesía pudimos observar distintos tipos de pinos, uno en particular bastante inusual, “el pino bandera”. Los paisajes seguían siendo espectaculares.
Llegamos al punto de inicio sobre las 6 y media de la tarde. La ruta se alargó más de lo previsto debido a algún problemilla de sobrecarga muscular.
Terminamos con una gran satisfacción después de recorrer 25 kilómetros y más de 1000 metros de desnivel. Nuestra recompensa fue, como siempre, ese par de tercios que se han convertido en final de ruta obligatorio.

Related projects

  • DSC00784
    20160313_092001
    _RSR1956
  • IMG-20160306-WA0016
    DCIM100GOPROGOPR0316.
    20160117_122942
  • _RSR1900
    20150403_090252
    20150621_125406