Chárches – Rambla del Agua – Bodega

20150621_09425920150621_10350920150621_11065920150621_11130620150621_11222720150621_11435820150621_12502820150621_125406IMG-20150621-WA0011IMG-20150621-WA0019

Chárches – Rambla del Agua – Bodega

senderismo

Una pequeña ruta de 12 kilómetros aproximadamente con un toque especial, finalizando en la Bodega Méndez Moya con una variada cata de vinos y unos aperitivos para chuparse los dedos.

La ruta comenzó en el pueblo de Chárches. Discurre el primer tramo por la pista principal que se adentra al Parque Natural Sierra de Baza. Esta primera parte es cómoda de andar porque es un carril recientemente arreglado. Es la única subida que vamos a tener en todo el recorrido, pero nos va ofreciendo unas vistas impresionantes de Sierra Nevada, justamente a nuestra derecha, separados ambos parque naturales por las llanuras de los campos de Ferreira y La Calahorra.

En el primer desvío claramente señalado hacia la derecha, nos desviamos por la pista que nos lleva hasta La Rambla del Agua. Una pequeña aldea del Siglo XV, donde se recoge una larga historia del Parque Natural, los estilos de vida de la época y grandes recuerdos de infraestructuras. Hoy día, el poblado pertenece al Valle del Zalabí, pero antiguamente hubo debates para saber a qué pueblo pertenecía. Llegaron a competir pueblos como Aldeire, La Calahorra y Dólar, aunque finalmente se concedió a Chárches.

Continuamos la caminata con calor pero una leve brisa de viento hacía más ameno el caminar. Nos dirigimos por la salida del poblado hacia la Bodega. Seguimos por un camino amplio y cómodo de andar, con una bajada suave, contemplando el paisaje y antiguos cortijos con sus eras para la trilla. Después de un tiempo, aproximadamente 40 minutos, llegamos a un desvío que nos sale a la derecha, para tomarlo y dirigirnos hacia la bodega.

Aproximándonos a la bodega Méndez Moya, ya vemos algunas viñas, de diferentes uvas, que nos hacen sacar conversaciones orientadas únicamente al vino. Relamiéndonos ya los labios, imaginándonos ese vino, esos aperitivos y ese fresquito de la bodega, llegamos a las proximidades de dicho lugar.

Nos recibe José, el dueño y señor de la bodega junto a su mujer, gran ayudante para él. Nos hace la visita guiada por la bodega enseñándonos sus diversas salas, variados y grandes vinos, mientras nos va explicando el funcionamiento y desarrollo de la propia bodega.

Una vez vista toda la bodega, pasamos a la sala donde nos tienen preparada la cata. Dos mesas nos presentan unos platos con jamón, salchichón, queso, tomate aliñado y un pan redondo rico donde los haya. Para la cata, nos ofrecen cinco vinos, de los cuales son muy variados por su uva, meses en barrica y otras tantas cosas que nos explicaron para conocer este gran mundo del vino.

Un vez realizada la gran cata de vinos y comido sus aperitivos, nos toca despedir el día. En esta ocasión, aprovechamos un día de senderismo, con poca dificultad para conocer nuevos territorios naturales y finalizar con unos vinos ecológicos de la zona que son de buen agradecer.

Related projects

  • DSC00784
    20160313_092001
    _RSR1956
  • IMG-20160306-WA0016
    DCIM100GOPROGOPR0316.
    20160117_122942
  • _RSR1900
    20150403_090252
    20150621_125406