Expedición Pirineos

20150402_10494420150402_11372420150403_07054320150403_07383620150403_09025220150403_09172420150403_09194020150403_09454220150403_11032020150403_12035320150404_09410820150404_10190820150404_105128IMG-20150407-WA0029IMG-20150407-WA0047

Expedición Pirineos

Montañismo

Antonio

Si me pongo a contar o redactar toda la experiencia Pirenaica, sería increíble escribirlo pero voy a sintetizar lo más completo posible.
Esta experiencia empezó a amasarse cuando terminó la expedición del Toubkal, con la idea de éste año ir a Pirineos a conquistar su cumbre más elevada. Para mí, el Aneto era totalmente desconocido, solo conocía el nombre y la ubicación. Pero al investigar y curiosear, vi que iba a ser una experiencia personal y grupal impresionante. Así que había que programarse y prepararse para ello.
Ya hablando de la expedición en sí, puedo decir que es exigente, el Pirineo tiene unas características físicas geográficamente que en nuestra zona más conocida no se dan. Hay unas pendientes muy fuertes, apenas hay zonas de llanura salvo que te metas por algún valle y lo puedas seguir. Ahora bien, el paisaje y entorno es asombroso, es un mar de montañas, de laderas, de cumbres, de bosques y pedrizas, que no puedes llegar a imaginarlo.
Dentro del grupo intentábamos ayudarnos, dosificarnos y hacer que el andar fuese lo más ameno posible mientras nos quedábamos impresionados por todos los sitios que íbamos pasando. Como se había hablado anteriormente en la preparación, lo primero es volver sano, segundo con amigos y tercero con la cumbre. Pues así fue y todo se cumplió, volvimos con un pleno más que satisfactorio, ya que lo conseguimos todo.
Y si me pongo a recordar mi experiencia en el Aneto y Maladeta, a nivel personal creo que he aprendido mucho gracias a nuestros guías Diego y Sergio. Con ellos me he sentido seguro y se han adaptado bien al grupo. Personalmente ha sido una superación física, técnica y mental conseguir hacer cumbre en ambas cimas, ya que cada una es diferente. Aneto tras una fuerte subida, disfrutar de atravesar un glaciar y por último El Paso de Mahoma, que es muy expuesto e impresiona bastante. Y Maladeta, también con una fuerte subida, placas de hielo fisuradas y finalmente un corredor de 45º de unos 60 metros aproximadamente.
Una experiencia que recuerdo felizmente, más que satisfactoria y que gracias a todo el grupo/equipo que fuimos, hace que sea única y especial. Con vosotros todo es diferente y siempre tiene un mejor recuerdo que de mi mente y retina nunca saldrán.

Paco

Desde que por primera vez vi en un mapa los Pirineos, desee subir a su pico más alto, así que esta Expedición ha sido para mí un sueño cumplido que ha sobrepasado con creces mis expectativas con el añadido de encontrar una gente maravillosa con la que compartir esta extraordinaria experiencia llena de momentos increíbles, de esos que ya nunca olvidas, momentos de esos que si uno llega a viejo recordará una y otra vez con orgullo enseñando esos momentos en forma de espectaculares fotos. Agradezco a cada uno de los que han compuesto este viaje en su sentido más amplio de la palabra. Un verdadero viaje.

Jose Darro

Para mi este viaje lo considero mágico en todos sus aspectos ya que desde el primer día hasta el último siempre tuve la misma sensación satisfactoria de estar haciendo algo grande y hacerlo con la mejor compañía posible e incluso cuando no conocía de antes a todos sus miembros, no importó para nada, creo que todos se sintieron igual que yo de bien, y decir que esta clase de cosas son las que te regala la vida de vez en cuando para darte fuerzas y ganas de seguir haciendo cosas sin parar para sentirte así de feliz con uno mismo y con los demás y piensas que todo el mundo debería de vez en cuando poder sentirse asi de bien como yo me siento cada vez que recuerdo cualquier cosa de este viaje MÁGICO. Solo me queda decir: Gracias….ACCILANT.

Nati

Sólo quiero decir GRACIAS
… Porque ha pasado ya más de un mes desde que volvimos de los Pirineos, pero los recuerdos quedan muy vivos… (eso es difícil)
… Porque siempre se dice que “la vida se mide en los momentos que te quitan el aliento, no en las veces que respiras”, y este club lo hace constantemente.
… Porque cada reto es un peldaño que subes en las escaleras de la autosuperación…
… Porque todos los compañeros que me han acompañado en esta aventura, que son ÉPICOS, que sin ellos no hubiera sido igual, que hacen que lo importante sea el camino y no el destino, que siempre están ahí.

Olga

La aventura comenzó cuando nos montamos en los coches, por lo que es muy difícil resumir en unas líneas todo lo que éste viaje ha supuesto…
Sencillamente ha sido increíble. Hay grandes amigos detrás de esta expedición, ellos hicieron que fuese una experiencia inmejorable y el entorno lo convirtió en algo espectacular. Hacer cumbre y ver esa gran masa montañosa es el sueño de cualquier montañero/a español.
Yo siento que he cumplido un sueño. Hicimos tantas cosas, aprendí tanto en tan poco… Sin duda está guardado en un lugar especial dentro de mis recuerdos.

Miguel

La experiencia en los pirineos
Me a echo recordar lo que cuestan las cosas
Me a echo revivir la necesidad como ser vivo
Del enriquecimiento del medio natural y lo más
Valioso el enriquecimiento de las personas
Me a echo recordar que la dificultad no está
En el camino las trabas se las pone uno en la cabeza
A recordar a aceptarse uno a uno mismo y
A los demás tal como son
A recordar a no perder la fe
Por duro que sea el camino
A recordar que todo esfuerzo y sacrificio
Tiene su cumbre
Y a recordar lo más importante y fundamental de la vida
Que es simplemente pasárselo bien con buena gente.

Kekar

“Algo rápido” no?

Cada kilómetro de viaje, cada interminable hora de trayecto, el cansancio acumulado, los metros de ascensión…
Todo valió la pena una vez te plantas en aquellos valles, donde mires donde mires, murallas de montañas te custodian,
exacerbando el blanco de la nieve en sus laderas, en lo escarpado de sus cumbres, en sus vacíos precipicios.
El Gigante Aneto, cuya leyenda cuenta la historia de un gran Gigante, fue conquistado la primera jornada de expedición directa,
una vez atravesado el Portillón, y trazado ruta sobre su basto glaciar. El Paso Mahoma fue la criba final, criba que todos pasamos de manera muy segura, sobre una arista expuesta con centenas de metros de caída a ambos lados.
La Señora Pirenaica de La Maladeta, fue nuestra siguiente cima, al día siguiente, una vez superado su corredor central, el llamado de Rimaya, con una inclinación nada despreciable. Recuerdo esta cima con cariño, con poco espacio para todo el grupo y la visión del Gran Aneto al fondo. La parte francesa de Pirineos separada por una línea de nubes…
Repetiría esta experiencia una y otra vez, pero sobre todo y la razón, es que la repetiría con esos montañeros, con mis compañeros.

Calancha

Un convoy de tres coches repletos de aventureros del club Accilant partimos de Guadix hacia Benasque. Por el camino vamos conociéndonos mejor y el buen rollo surge por los cuatro costados.
Al cabo de unas cuantas horas y un puñado grande de muchos kilómetros llegamos a Benasque. Donde pasaremos el día mirando las muchas tiendas de material de montaña que hay. Nos hospedamos en la escuela de alta montaña.
Al día siguiente dejamos los coches en los llanos del hospital donde empezaremos a andar rumbo al refugio de la Renclusa.
El camino transcurre por una pista de esquí de fondo que va remontando el río Esera. Vamos maravillandonos por la espectacularidad del sitio. Montañas encrespadas por todas partes repletas de nieve, hielo y avalanchas.

Los ibones del Plan d’Estan medio congelados nos deja una estampa preciosa. Llegamos a la Besurta donde giramos a la derecha para subir el barranco de la Renclusa y llegar a nuestro primer objetivo que es el refugio de la Renclusa. 5´5km y 414m de desnivel positivo.

El resto del día lo pasamos descansando, unos dando un paseo por los alrededores y otros jugando a las cartas, ya que mañana nos espera el Aneto.

Al día siguiente antes de amanecer y tras un buen desayuno, nos calzamos los crampones y piolet en mano salimos del refugio hacia nuestro objetivo. Vamos subiendo poco a poco por una gran pala de nieve, la cual tiene una inclinación considerable que nos hace ir en zig-zag. Vamos progresando por una capa de hielo que esconde varios metros de nieve. A pesar de ser un grupo numeroso intentamos ir todos lo mas juntos posible.
Tras 700m del desnivel positivo llegamos al Portillon superior, que es un paso que hay en mitad de la cresta de los Portillones. dicho paso da acceso a las inmediaciones del glaciar del Aneto. Desde el Portillon es la primera vez que divisamos el Aneto con el glaciar a sus pies. Continuamos el camino dejando a nuestra derecha el pico Maldito, pico Astorg, pico Enmedio y pico Coronas. Tras unos 5 kilometros mas o menos llegamos al glaciar del aneto. Nos queda una subida dura, 300 metros de desnivel que salvamos poco a poco por el glaciar hasta llegar a la parte más comprometida del día, el paso de Mahoma.

Este paso separa la ante cima de la cima y es un tramo horizontal de algo más de 30 metros, pero con una pronunciada caída a ambos lados de  varios cientos de metros.
Sergio pasa primero y monta una cuerda fija para mayor seguridad, la cual aprovechan otros montañeros que vienen de la cima. Mis compañeros van pasando poco a poco y rápidamente llega mi turno. Por fin me toca, me engancho a la cuerda fija, un pie por aquí, otro por acá, una mano arriba para abrazar la roca, la otra mano hacia otro lado y así hasta completar el tramo. Cima!!!!

Los 3404 metros del Aneto son conquistados. Las vistas son espectaculares, montañas en todas direcciones. Tras un rato de abrazos y fotos es hora de volver a pasar de nuevo por el paso de Mahoma,  esta vez con más cuidado si cabe. Una vez reunidos todos de nuevo aprovechamos para comer y emprender el camino de regreso hacia el refugio donde pasaremos nuestra segunda noche y descansaremos para ascender la Maladeta (3312m) al día siguiente…

Related projects

  • DSC00784
    20160313_092001
    _RSR1956
  • IMG-20160306-WA0016
    DCIM100GOPROGOPR0316.
    20160117_122942
  • _RSR1900
    20150403_090252
    20150621_125406